En un post anterior, hablamos de lo que es y lo que hace un UX Designer, pero solo a nivel conceptual. Y hasta hemos detallado un día en la vida de un Diseñador de Experiencia de Usuario. Pero aún no hemos definido qué habilidades necesita un UX Designer.

Como ya lo habíamos mencionado, podemos resumir el diseño de experiencias, a muy grandes rasgos, en 4 “momentos” durante un proyecto. Estos son:

  • Descubrir una necesidad y/o problema.
  • Generar ideas para satisfacer o solucionar esas necesidades o problema.
  • Hacer esas ideas tangibles, a través de prototipos, para poder testearlas.
  • Implementar y entregar las soluciones que hayan sido validadas por los usuarios.

Identificar necesidades y problemas requiere de habilidades como la de ser buen observador y también capacidad analítica para comprender y sintetizar. El poder de síntesis es sumamente relevante en este momento del proceso de diseño de experiencias.

Luego, el proceso de ideación, o de generación informada de soluciones, requiere de capacidad creativa, pero también de mucha objetividad; no queremos ahora enamorarnos de ninguna idea en concreto, no queremos que nuestro ego nos domine. Lo que necesitamos es lograr que el volumen de ideas nos inunde. En esta fase, la cantidad prevalecerá por sobre la calidad. Ya llegará el momento de juzgar y priorizar; ahora preocupémonos por generar volumen. “La única forma de tener buenas ideas, es tener muchas ideas” decía Linus Pauling. No hay ideas malas ni buenas, hay ideas que se pueden combinar, complementar. Ese es el enfoque de este momento del proyecto.

Y si lo tuyo es hacer, crear, fabricar, entonces tienes la habilidad para el siguiente paso: hacer tangibles las ideas que hemos generado. ¿Por qué es necesario modelar nuestras ideas? Pues, porque es necesario ponerlas a prueba, experimentar con ellas. Y para eso necesitamos algo que probar, algo que le podamos dar a un usuario para que nos de su feedback, su validación de si funciona para él, o no.

Cuando logramos validar nuestra propuesta de solución, entonces (y recién entonces), podremos entregar la solución, implementarla en el contexto de uso final.

Hasta aquí bien. Pero esta descripción que hemos hecho es solo una visión general de algunas habilidades que necesitas desarrollar, o potenciar si las tienes, para ser un buen UX Designer. ¿Por qué no hacemos una revisión más exhaustiva?

Aquí vamos…

Para esta revisión más en detalle, vamos a dividir el proceso, no solo en 4 momentos, sino en 7 actividades o etapas, las cuales, si se quiere, también pueden ser vistas como roles dentro de un equipo:

Las etapas son:

  1. Definición de una estrategia y proceso de investigación.
  2. Definición de Insights.
  3. Generación de Ideas y estructura de la solución.
  4. Prototipado de las hipótesis de soluciones planteadas.
  5. Experimentación y validación de las hipótesis.
  6. Diseño visual de las ideas que se van a implementar.
  7. Gestión de todo el proceso.

Vayamos una por una, estableciendo las habilidades que necesitarás para ser ese gran UX designer que quieres ser y que las empresas tanto están buscando hoy por hoy.

1. Definición de una estrategia y proceso de investigación.

No referimos a conocer, comprender y re-definir, si es necesario, los objetivos de negocio y necesidades del usuario y de todo los stakeholders involucrados en el proyecto.

Las habilidades necesarias para esta etapa te permitirán pensar de forma estratégica antes de diseñar nada. Debes conocer a fondo los objetivos negocio del producto o servicio que vas a diseñar y descubrir las necesidades y problemas de las personas que realmente usarán lo que diseñes.

Deberás desarrollar:

  • Fundamentos de Diseño Centrado en el Usuario,
  • Métodos de investigación para la identificación de objetivos de negocio y perfiles de usuario y métodos de investigación etnografía y validación cuantitativa,
  • Capacidad para establecer requerimientos y para comprender las funcionalidades que necesitará el sistema que vas a diseñar,
  • Capacidad para comprender el concepto de Producto Total, donde no solo las funcionalidades son importantes, sino una clara propuesta de valor,
  • Conocimiento de la psicología detrás del diseño de productos, así como los fundamentos del comportamiento humano, contexto, cultura, motivación y persuasión,
  • Pensamiento estratégico y una fuerte cultura enfocada en experiencias.

2. Definición de Insights.

Cuando hablamos de insights, nos estamos refiriendo a replantear el problema original con una serie de datos obtenidos de la investigación inicial.

Para esta etapa, necesitarás adquirir habilidades que te permitan realizar un análisis profundo de los descubrimientos de la etapa anterior y definir nuevas hipótesis de necesidades y problemas. Con esta información podrás tener claridad acerca del alcance, limitaciones y posibilidades del diseño que vas a realizar. Y podrás obtener una serie de requerimientos funcionales y de contenido que deberás estructurar en la siguiente etapa para que la solución sea la adecuada y esperada.

Por lo tanto, deberás desarrollar:

  • Métodos y técnicas de ideación y creatividad que te permitan generar, jerarquizar y priorizar tus nuevas hipótesis de solución,
  • Una sólida estrategia de contenido, con sus canales idóneos, un inventario ordenado y una gobernanza clara de la información,
  • Herramientas de storytelling, para darle a tu diseño una narrativa que facilite el uso de las interfaces.

3. Ideación y Estructura

Aquí es cuando sucede la magia. Cuando convertimos datos e información en ideas. Cuando la innovación comienza a manifestarse. Pero también es cuando debemos darle sentido a esas ideas, diseñando cómo vamos a interactuar con la solución.

Para la etapa de ideación tendrás que desarrollar habilidades con las que podrás potenciar tu creatividad y tu capacidad de innovar, generando grandes cantidades de propuestas de solución a los problemas descubiertos. Recuerda: cantidad más que calidad.
Pero estas ideas o hipótesis de solución deben pasar por un proceso de diseño de las interacciones, entre las diferentes funcionalidades y, de arquitectura de la información, para que nuestro modelo conceptual sea asimilable, consistente y simple para los usuarios.

Deberás aprender a:

  • Diseñar la arquitectura de la información de las interfaces, donde trabajarás en la categorización de la información, el labeling o etiquetado, los sistemas  para “navegar” entre dicha información, así como sistemas de búsqueda,
  • Diseñar las interacciones entre las diferentes funcionalidades, interfaces y grupos de información, aplicando leyes y principios de usabilidad, no solo desde la óptica del problema concreto que estás tratando de solucionar, sino desde el conocimiento de los factores humanos y Socio-culturales que nos definen como personas.

4. Prototipado de Interfaces.

Es cuando las ideas se tornan tangibles y los contenidos toman forma.

Para este momento de un proyecto es necesario visualizar las soluciones de una forma más palpable. Tus habilidades te permitirán definir y entender cómo cada funcionalidad interactúa con el resto de elementos de la interfaz, su ubicación, su tamaño y cómo estará organizada la información, así como las jerarquías y las estructuras para llegar a ella.

Es hora de testear si nuestras hipótesis son válidas y, para esto, tenemos que poner algo “real” en las manos de los usuarios. Un prototipo.

Deberás adquirir la capacidad para:

  • Entender por qué el prototipado es tan importante y fundamental en el diseño de experiencias,
  • Prototipar rápido en los momentos iniciales y con baja fidelidad. Luego, ir aumentando la fidelidad de tus prototipos, usando herramientas más tecnológicas.

5. Testeo y Validación.

Será la hora de poner a prueba nuestras hipótesis. Nunca olvides que, hasta aquí, todo es una hipótesis, hasta que lo validemos.

Hasta aquí todo puede ir muy bien, según lo “planeado”. Pero… ¿Sabes qué? todo sigue siendo un supuesto, ya que no hemos testeado el diseño de nuestra solución. Es hora de usar nuestros prototipos para que los verdaderos usuarios los prueben y nos digan si es lo que esperaban, lo que necesitaban, o no.

En esta etapa tendrás que contar con habilidades para desarrollar los experimentos necesarios y obtener ese feedback tan valioso: la validación de nuestros usuarios finales.

Un diseño testeado nos ayuda a: reducir riesgos, de fallas tanto técnicas como de uso; a reducir costos, por reducción de funcionalidades innecesarias o evitando los reprocesos; y a crear un producto  mejor, ya que un producto testeado es un producto validado y, por lo tanto cuenta con la realimentación de lo que realmente desea el usuario.

Necesitarás:

  • Métodos, técnicas, herramientas de Testing, para validación de hipótesis y evaluación de la experiencia real del usuario,
  • Aprender a realizar tests de Usabilidad,
  • Tests con Heurísticas,
  • Expert review,
  • Validación cualitativa y cuantitativa,
  • Todo, tanto presenciales como remotos.

Imagen: http://www.tayleraitken.com/pages/carbon.html

6. Diseño visual.

El momento de la capa conceptual y los sistemas de diseño visuales

En UX Design, el diseño visual, la estética, debe seguir y estar al servicio de la función, pero esto no le resta la importancia que tiene para la experiencia de usuario. Los aspectos gráficos de las interfaces son el lenguaje que los usuarios interpretan y están profundamente relacionado con las emociones y, experiencias y emociones, no se pueden separar.
Las habilidades de esta etapa te ayudarán a cautivar a los usuarios, pero fundamentalmente a conseguir que la comunicación entre ellos y los sistemas sea fluida, coherente y placentera.

Tendrás que adquirir habilidades como:

  • Fundamentos del diseño visual para Interfaces,
  • Sistemas de proporciones, Principios Gestalt y de Composición,
  • Design Systems para crear un lenguaje visual centralizado, que le transfiera coherencia y consistencia a la experiencia global,
  • Comprender las diferencias entre diseñar para para interfaces pequeñas o grandes (por ejemplo, desktop vs mobile, en digital),
  • Principios de animación y micro-interacciones.

Y, aunque no te especialices, también es bueno que tengas nociones de:

  • Desarrollo front-end y visualización de datos, para poder dialogar con tu equipo y que la comunicación fluya. Recuerda que el trabajo colaborativo, multidisciplinario e interdisciplinario es clave en el proceso de diseño de experiencias.

7. Gestión del Diseño.

El diseño de experiencias también necesita un “norte”. El proceso y la planificación son fundamentales.

Llevar adelante el diseño de experiencia para un producto o servicio puede generarnos muchos beneficios, tanto para el negocio como para las personas que harán uso del mismo. Pero también puede ser abrumador si no se gestiona correctamente.
Tus habilidades para esta etapa te darán las herramientas necesarias para planificar cada etapa, organizar y liderar los equipos de trabajo y tomar las mejores decisiones informadas con base en un proceso científico de diseño de soluciones.

Es bueno que te familiarices con:

  • Las fases del Diseño Centrado en el Usuario
  • Lean Thinking y Agile para fortalecer el trabajo en equipo y el trabajo sin desperdicios
  • Autogestión de recursos y tareas
  • Fundamentos de análisis de resultados
  • Gestión de equipos y de proyectos
Y así, resumimos las habilidades más importantes que deberías adquirir para entrar en el mundo de los UX Designers.

No te preocupes si sientes que es mucho. Recuerda que, al inicio de este texto, mencionamos que cada una de estas etapas puede verse como un rol dentro de todo un equipo. Por lo tanto, podrías analizar qué actividades de las que mencionamos te apasionan más, o en cuál rol te sientes más cómodo (como pez en el agua) y buscar una especialización en esa área. Por ejemplo, puedes optar por desarrollarte profesionalmente en cualquiera de estas áreas:

  • Strategic Designer,
  • User Researcher,
  • Interaction Designer,
  • Information Architect,
  • Usability Testing,
  • UI Designer

Pero recuerden, sea cual sea tu rol, nuestro trabajo no termina aquí. En realidad nunca termina. La innovación y el diseño estratégico como el UX Design es un proceso de mejora constante y, para que esto suceda, debemos volver a repetir los pasos desde el inicio, una y otra vez, estar en constante comunicación con los usuarios, empatizando, escuchando, observando, buscar sus opiniones, sugerencias, entendiendo cómo cambian y evolucionan con el tiempo e ir adaptando las soluciones que hemos creado.

¿Qué otras habilidades crees que debería tener un UX Designer?