A propósito de este extraordinario post de @joshuantaylorDesigners shouldn’t code, they should study business” (lectura más que obligatoria) me encuentro con un comentario en Facebook acerca de este artículo, que decía textualmente:

“Los diseñadores tienen que programar! Saber de business! Cuando van a tener tiempo para diseñar?”

Recordemos que, cuando hablamos de UX Design, entre otras muchas cosas hablamos de “diseño estratégico” y “diseño de comportamientos”. No solo nos referimos a diseño visual o diseño de interfaces, los cuales son una mínima parte de todo el proceso de diseño. Recordemos que “UX” no son solo dos letritas comerciales sueltas, tienen un significado: Experiencias de Usuario. Y para diseñar tal cosa, o sea, una buena experiencia para los usuarios o clientes, es necesario tener conocimientos en muchas áreas. Mucho más allá de programar y diseñar visualmente, lo cual no quiere decir que esos conocimientos adicionales, debamos ponerlos en práctica nosotros mismos.

Un UX designer no debe crear código, pero debe conocer de código y herramientas tecnológicas; un UX designer no necesariamente debe ser un diseñador gráfico, pero debe conocer de conceptos y herramientas visuales; un UX Designer no debe manejar el negocio de un cliente, pero si debe saber cuales son los problemas y los objetivos del mismo y cuál es el impacto que nuestro diseño puede tener de cara a la interacción de sus usuarios, de sus propios clientes, y las implicaciones que tales interacciones tendrán sobre el devenir del negocio. O sea, si el resultado de nuestro trabajo como UX Designers va a hacer que nuestro cliente aumente sus ventas, reduzca costos, mejores su posicionamiento de marca o de productos, etc. etc.

El verdadero éxito de un buen Diseñador es hacer que su cliente sea exitoso y eso solo se logra entendiendo el negocio de su cliente en todo sentido. De otra forma solo somos buenos técnicos ejecutores y no diseñadores.

Además, y no menos importante, es el hecho que las experiencias no solo se diseñan en digital; hay vida más allá de lo digital; de hecho las experiencias existen antes de lo digital. Hay experiencias para las cuales ni siquiera es necesario conocer de código. Por ejemplo, transportarse de un punto A a un punto B es una de las experiencias más importantes a diseñar o rediseñar (que lo diga Uber que ha diseñado una de las más extraordinarias experiencias de transporte de personas, inclusive cambiando otras industrias bajo el concepto de “uberizar la economía”. Y no me refiero al diseño de la interfaz de su sitio web, ni a sus apps, ni siquiera a su nuevo y controversial logo, me refiero a como rediseñaron la experiencia de las personas al transportarse).

Para esto, hay otro punto clave, sino el más importante de todos:

Para diseñar buenos productos o servicios y buenas experiencias, hay que conocer, en profundidad, para quiénes diseñamos.

Foto: Thinkerslab.co

Otro de los grandes problemas, es que aún no le damos la verdadera dimensión a la palabra “diseño” o al acto de “diseñar”.
Seguimos asociándolo principalmente con lo visual, al diseño gráfico, mientras que la dimensión visual del diseño de experiencias sigue y seguirá siendo una capa más.

Para completar las cualidades de un buen UX designer este debe aplica el método científico como proceso de diseño: hipótesis, experimento, validación, para liberarse de toda subjetividad, a tal punto que podemos terminar diseñando algo que visualmente no nos guste a nosotros (gusto=subjetividad), pero que esté totalmente alineado con los objetivos de negocio de nuestro cliente y las necesidades y problemas de los usuarios finales. De esta práctica surge uno de los más grandes retos a que todo aspirante a UX designer se enfrentará: liberarse de su ego personal.

Cuando de diseñar y buscar solución a un problema se trata, no asumimos nada como verdad absoluta, no aplicamos fórmulas preestablecidas, ni nos basamos en modas o tendencias, ni mucho menos en nuestro gusto personal, y todo nuestro trabajo es una hipótesis hasta que podamos validarlo, siempre a través de la experimentación.

Una de mis frases preferidas es de Giselle Dellamea: “nuestro mundo no es sostenible por errores de diseño”. Porque absolutamente todo lo que es una creación humana en este mundo en el que vivimos, fue diseñada por alguien. Pero no necesariamente fue diseñada pensando en las necesidades de quienes, al final, terminan siendo los depositarios y usuarios de esos objetos o servicios diseñados.

Solo vean esta imagen y saquen sus conclusiones… Todo UX Designer busca contribuir para mejorar esto.

Fuente: 3vectores.com

Y ahora sería genial escuchar sus opiniones al respecto, así que ¿qué piensan en general del mundo del UX Design?

Y por favor, compartan este artículo si creen que es necesario un cambio en la forma en que diseñamos nuestro mundo, ya sea con soluciones digitales o no.

No olviden que estoy para servirles.

Saludos a todos y nos vemos pronto.